lunes, 2 de noviembre de 2009

LA SANTIDAD Y EL FUEGO.


Éxodo 3:4-5

Viendo Jehová que él iba a ver, lo llamó Dios de en medio de la zarza, y dijo: ¡Moisés, Moisés! Y él respondió: Heme aquí. Y dijo: No te acerques; quita tu calzado de tus pies, porque el lugar en que tú estás, tierra santa es.


Su nombre es Tierra Santa porque Dios había llegado allí y la había ocupado. En la zarza Dios se da a conocer como el Dios que habita en medio del fuego, y esa relación entre el fuego y la santidad divina se menciona frecuentemente en las Escrituras. La naturaleza del fuego es benéfica y a la vez destructiva. El Sol puede dar vida y hacer que los árboles produzcan fruto o también puede abrasar y ocasionar la muerte, todo depende de la posición que se ocupe ante él. También ocurre con la Santidad, que es juicio contra el pecador y a su vez es misericordia liberando a su pueblo del pecado.

Todo lo que el fuego consume lo transforma y desecha todo aquello que no puede ser asimilado así como actúa la santidad divina.

Dios había revelado su cercanía y amistad con Abraham y los patriarcas, a continuación fue dada la ley y el pecado se hizo manifiesto y la distancia y cercanía de Dios se haría sentir, para que el ser humano, al conocer su pecaminosidad conociera a Dios y anhelara ser santo como Él. El sentir del pecado y su incompatibilidad con la presencia divina en el hombre.


2 Pedro 1:3-4

"Como todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder, mediante el conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia, por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa de la concupiscencia"


Las sandalias representan nuestra comunión y amor por el mundo, para estar en terreno santo todo esto tiene que deshecharse, es con pies desnudos como el ser humano debe postrase ante Dios.

Efesios 6:15

y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz.

6 comentarios:

Kenson dijo...

Amén a todo lo escrito.
Necesitamos vivir en santidad. Saludos y abrazos.
Dios te bendiga mas!!

Lydia dijo...

Gracias kenson, y mucho ánimo con tus predicaciones en audio, estaré pendientes de ellas, un abrazo!:)

Hapi dijo...

hello... hapi blogging... have a nice day! just visiting here....

Rafael José López dijo...

Me encanta esta frase en tu entrada "La naturaleza del fuego es benéfica y a la vez destructiva". Muy profundo.
El Señor no quiere mejorarnos en nuestra vieja naturaleza. Mejorar la carne no es parte del plan divino. Sino más bien introducirnos en la nueva creación mediante un porceso de transformación. Cuando una persona se encuentra, como Moisés, ante el Señor, y siente Su santidad y está atraído o experimenta todas las cosas (o algunas cosas) que pertenecen a la vida y a la piedad, que nos han sido dadas por su divino poder, entonces esta persona es un escogido de Dios y al caminar en pos de Él, como hizo Moisés y Pedro, cada cual en Su manera y tiempo, serán uno con Dios en Su propósito eterno. Dios necesita muchos de estos para llevar adelante Su propósito. He orado así luego de leer la entrada:
Oh, Señor, ten misericordia de mí, que yo camine en pos de ti. Gracias por mostrarme la corrupción de este mundo. Gracias por darme cuenta. Quiero tomar una decisión firme en mi corazón, que esté llena d etu gracia. Oh, Señor, que tu gracia sea conmigo al yo experimentarte cada día para andar contigo. Amén.

Rafael José López dijo...

Otra vez, "naturaleza", en la cita de Pedro también me impresiona. "Participantes de la naturaleza divina". Esta carta refleja una visión que Pablo llama "Economía de Dios", que consiste en que Dios se hizo hombre, pasó por un proceso hasta ser Espíritu vivificante que habita en el espíritu del hombre redimido y lo transforma, santifica, renueva, intensifica y lo glroifica Consigo Mismo hasta la plenitud, siendo semejantes a Dios o participantes de Su naturaleza. Esto es maravilloso.
Bueno, esta mañana me has traído a la Palabra de una manera muy poderosa. Amén.

Lydia dijo...

Amen hermano!! un abrazo muy fuerte, me llena de alegría que Dios nos use para poner las frases en el momento exacto y que sirvan de edificación! un abrazo muy fuerte a ti a Anet, Bendiciones!