domingo, 13 de diciembre de 2009

Hombre espiritual.

1 Corintios 2:14-15
"Pero el hombre anímico no acepta las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son necedad, y no las puede entender, porque se han discernir espiritualmente.
En cambio el hombre espiritual juzga todas las cosas pero el no es juzgado por nadie".

Aquí la palabra espiritualmente se refiere al espíritu del hombre, el cual es impulsado por el Espíritu de Dios para que ejerza plenamente su función y reemplace así el dominio y el control que el alma ejerce sobre el hombre. Sólo por medio de un espíritu el hombre puede discernir las cosas del Espíritu de Dios.

Un hombre espiritual niega su alma y no vive por ella, sino que permite que todo su ser sea dominado por su espíritu, es decir por su espíritu regenerado, en el cual mora el Espíritu de Dios.(Provervios 20:27) "Lámpara de Jehová es el espíritu del hombre".

Además vive por ese espíritu obrando y actuando conforme al mismo (Ro 8:4). Tal persona puede discernir las cosas del Espíritu porque en su constitución interior, la capacidad que tiene de percibir lo espiritual puede manifestar su función.

9 comentarios:

Kenson dijo...

Amén.
Me hizo reflexionar en algunas cosas.
Bendiciones en el nombre de Jesus, amiga.
Un abrazo.

Lydia dijo...

Muchas gracias Kenson por darte un vueltilla por aqui y comentar, que Dios te Bendiga!:)

artemisa dijo...

Lydia te deseo una hermosa navidad en compañía de los seres que amas. Que Jesús te colme de amor y paz.

Feliz Navidad, bendiciones!

Francisco Javier dijo...

¡Feliz Navidad para ti! Que la paz y el amor inunden tu vida hoy y siempre ;-)

Los mejores deseos para ti y los tuyos.

Un abrazo cariñoso.

Lydia dijo...

Hola Francisco javier!!! Feliz navidad, los mejores deseos para ti un tu familia, Que la Paz de Dios inunde tu vida!un abrazo!:)

Lydia dijo...

Holaa Artemisaaa!!!!!!! que tal?? feliz navidad, que la Gracia de nuestro SEñor esté contigo!

Diego dijo...

El espiritundebe guiara cada paso que damos y escudriñar la palabra de manera que este ejerza soberania en nosotros.

que estes muy bien, bendiciones.

Au revoir, Adio, bye & Adios

Lydia dijo...

Hola Diego!!! asi es, un fuerte abrazo, bendiciones!:)

Rafael José López dijo...

Hola. Me encanta tu entrada: El énfasis, la dirección... Muy bien.
Es cierto que el hombre que no vive según su espíritu no acepta las cosas que vienen de Dios. Esto usualmente no ocurre concientemente: Muchas veces tomamos las cosas que vienen de Dios como que vienen de otra fuente, sólo porque no detectamos lo divino, por no estar conectados con la fuente celestial en nuestro espíritu. En esos casos nuestra alma lucha, nos justifica y nos engrandece, haciéndonos ajenos a Dios. En esos casos a las restricciones las llamamos ataques o presión; a la revelación le llamamos utopía o ridiculez; a la oración, pérdida de tiempo; a la rendición frente a Dios, derrota inútil. Sencillamente vivimos en un terreno donde Dios no puede tratarnos para nuestra salvación.
Debe impresionarnos la necesidad de conocer adecuadamente nuestro espíritu. En la creación Dios puso mucha atención a la creación de nuestro espíritu. Gn 1:1 dice que Dios creó... Luego el v.2 muestra que el universo sufrió daño por la rebelión de Satanás: Llegó a estar desordenado y vacío y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo. Los cielos fueron creados para la tierra, la tierra para el hombre y el hombre para Dios. Si no permanecemos en nuestro espíritu, se aplica el mismo principio de rebelión, y nuestra vida completa, aunque no lo notemos a la primera, viene a ser también desordenada y vacía.
Gracias por esta palabra de pastoreo, Lydia, me ha impresionado mucho.
Rafael