sábado, 26 de junio de 2010

El DESIGNIO DE DIOS.



El designio que Dios tuvo dándonos a Su Hijo, no fue solamente el que fuese nuestro Mediador si no que nos escogió en El, antes de la creación del mundo, para que fuésemos santos e inmaculados en su presencia. En Jesucristo es en quien Dios ha querido que fuésemos salvos, esto es, uniéndonos a El, porque es una verdad indubitable que ninguno será salvo sino aquellos que formen con Jesucristo un sólo hombre y vivan de su vida y de su Espíritu, como miembros de un mismo cuerpo: lo que incluye necesariamente una conformidad y una semejanza de sentimientos y de disposiciones con la Cabeza.

Esta es la razón por la cual nos dice el Apóstol:

Romanos 8:29 "Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos".

Era conveniente que el hombre, habiendo sido hecho por el Verbo, que es también su fin, como su Dios, encontrase en este mismo Verbo encarnado el modelo que debía seguir. Para que el hombre saliendo de El como de su principio , y yendo hacia El como su fin, caminase también con El como vida.


5 comentarios:

Anónimo dijo...

Amén. Más que tomar al Señor como un modelo objetivo, en cuyo caso se establecería entre Él y nosotros una relación religiosa, antiguo- testamentaria, hemos de tomarle como nuestra vida y aún más, nuestro vivir. Disfrutarle a Él y no buscar que Él nos de algo separado de Su misma persona es el objetivo. Si hiciéramos lo segundo, sería una derrota para nosotros y un paso vano para nuestro Señor.
Él vino para ser nuestro todo.

CES Consulting dijo...

sigámoslo a él...es lo mejor

yhnn dijo...

Eso.Que SU vida en mí se refleje através de mí.No yo,sino Él en mí.
Que yo mengüe para que Él crezca.Amén

Lydia dijo...

Amen.

Noemi dijo...

reciban muchas bendiciones desde mi blog www.creeenjesusyserassalvo.blogspot.com