jueves, 27 de enero de 2011

DIOS ES AMOR.

1 Juan 4:6-7 “Nosotros somos de Dios; el que conoce a Dios, nos oye; el que no es de Dios, no nos oye. En esto conocemos el espíritu de verdad y el espíritu de error. Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios. El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor”.

Santiago 2:8 “Si en verdad cumplís la ley real, conforme a la Escritura: Amarás a tu prójimo como a ti mismo, bien hacéis; pero si hacéis acepción de personas, cometéis pecado, y quedáis convictos por la ley como transgresores”.

La verdadera libertad se encuentra en el cumplimiento de esta LEY.

Santiago 2:12 “Así hablad, y así haced, como los que habéis de ser juzgados por la ley de la libertad”.

Santiago 1:25 “Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace”.

Gálatas 5:14 “Porque toda la ley en esta sola palabra se cumple: Amarás a tu prójimo como a ti mismo”.

El amor no es un recurso humano si no que ha de ser derramado por el Espíritu Santo en nuestros corazones, a través del cual podemos conocer a Dios y nos capacita para amar al prójimo y nuestros ENEMIGOS.

Romanos 5:5 “y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado”.

Mateos 5:38-48

Oísteis que fue dicho: Ojo por ojo, y diente por diente. Pero yo os digo: No resistáis al que es malo; antes, a cualquiera que te hiera en la mejilla derecha, vuélvele también la otra; y al que quiera ponerte a pleito y quitarte la túnica, déjale también la capa; y a cualquiera que te obligue a llevar carga por una milla, ve con él dos. Al que te pida, dale; y al que quiera tomar de ti prestado, no se lo rehúses.

Oísteis que fue dicho: Amarás a tu prójimo, y aborrecerás a tu enemigo. Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen; para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos. Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa tendréis? ¿No hacen también lo mismo los publicanos? Y si saludáis a vuestros hermanos solamente, ¿qué hacéis de más? ¿No hacen también así los gentiles? Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto.

Se puede hablar y predicar mucho acerca de Dios pero su corazón estar lejos de El, predicando como doctrinas mandamientos de hombres. Pero a través del amor que el Espíritu Santo nos derrama podemos conocer quién es el verdadero Dios, y hacer verdaderamente su voluntad. Se pueden predicar a Dios desde varias perspectivas o con varias motivaciones. Pero si no se muere a Yo y si no se ama con el amor de Cristo, nunca se conocerá al verdadero Dios. Las sugestiones y vanas repeticiones no llevan a Dios sino a una falsa espiritualidad, el amor es la verdardera prueba de un nacido de nuevo.

2 comentarios:

Yohanka dijo...

Hola Que Dios En Su Gran Misericordia Te Siga Colmando Ricamente De Abundancia Espiritual, He Leido Lo Que Escribes y es Gratificante Ver Como Dios Permite Que Sus Hijos Se Deleiten En Decir Su Verdad. Ha sido Lindo Pasar Por Aqui, Te Mando Un Gran Abrazo En Cristo Jesus y Que Dios Siga Guiando Tus Pasos, Ahi te dejo El Blog Que Dios Me Ha Permitido Hacer, Sencillo Pero con verdad de Dios.Solo A Jesus Sea La Gloria El Poder Y La Honra Por Los Siglos De Los Siglos Amen.
http://siguiendotuspasosjesus.over-blog.com

Lydia dijo...

Amen, gracias de nuevo! ya apunto tu blog, y voy a leerlo, estamos en contacto,un abrazo