jueves, 29 de enero de 2009

LA MISMA FUNCIÓN QUE SIEMPRE SE REPITE Y EN EL MISMO TEATRO


La realidad que pretendemos que cambie no depende de las circunstancias en las que nos encontremos o de la etapa en la que estemos, nuestro interior tiende a moverse en torno a un circulo en el que siempre se llega al mismo punto, mientras tanto nuestra vida pasa por diferentes etapas unas “mejores” y otras “peores”, en teoría todas distintas, pero el círculo interior sigue girando y volviendo al punto de partida. La esperanza en que ese círculo en el que estamos presos se rompa por fin y podamos salir de él en libertad, es lo que nos mantiene.
El círculo transporta todos nuestros miedos, angustias, celos, contiendas, ansiedades, preocupaciones, amarguras… todo aquellos que nos aleja de la paz y por lo tanto de la libertad. La esperanza en una nueva etapa, con una nueva vida donde los problemas del ayer se alejan de nosotros diciéndonos adios para siempre, es un cuento de hadas que no se cumple. Los problemas dejan de ocupar sólo temporalmente nuestra casa, para dejar espacio a otros que vendrán después, y de nuevo el mismo círculo interior, y de vuelta al punto de partida, y así repetidamente hasta que finalmente la lógica nos dice que quizá no haya una etapa mejor sino unas circunstancias diferentes en las que creemos que todo está mejor, pero no es más que una ilusión porque nuestro interior sigue siendo el mismo, aprisionados con los mismos miedos, ansiedades, preocupaciones y angustias etc por la vieja naturaleza, que nos mantiene engañados y sumisos, y el mundo con sus ejercicios de ilusionismo que pretenden exitosamente mantenernos ocupados en recolectar y conservar todo lo que está condenado a destrucción y que entreguemos nuestra esperanza a cambio de una pequeña dosis de recompensa mundana , para que no perdamos la fe en este mundo que nos llena de alegrías efímeras y que nos hace creer que realmente podemos encontrar en él algo que nos sirva de alimento para nuestra frágil esperanza.
El círculo puede romperse y nuestro espíritu ser libre, podemos tener paz y sólo así poner fin a la actuación repetitiva de nuestra vida. Una nueva vida en la que las circunstancias no son más que pruebas de aprendizaje, donde el camino es recto, en dirección a alcanzar mayor riqueza espiritual y libertad y sin opción de retroceder ni volver al punto de partida, es hacia donde el verdadero descanso de paz existe y no depende de uno, donde el paso de los años no te cubre de amargura sino de más sabiduría, donde la verdad es lo que respiramos cada mañana y cada noche y por lo que vivimos, donde el amor es el objetivo y el todo, donde las tinieblas y la oscuridad se disipan con una fuerte luz que nos hace mirar al cielo para dar las gracias de corazón, porque sólo se pueden dar las gracias de corazón cuando uno ha sido liberado, y es consciente del mucho peso que ha sido quitado de sus espalda gratuitamente, es entonces cuando tiene tantísimo que agradecer.
Juan 14:6 “Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí”.
Una vez que cuestionamos al mundo y sus trucos de ilusionismo y perdemos la fe en él, cuando muchas veces ya no hay nada que perder, es cuando por fin podemos poner la esperanza en Dios y dejar nuestra vida en sus manos, es decir poner nuestra esperanza en quien todo lo puede, y en quien no pide nada a cambio,(gracia) en quien libera, en quien nos da Espíritu de verdad, en quien nos ilumina para que no creamos mentiras, es decir en Dios. Descansar en Dios es un viaje a tierra prometida, todo en el es verdad y Paz, todo en El es posible.
Romanos 5:5 “y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado”.
Habacuc 2:3 “Aunque la visión tardará aún por un tiempo, mas se apresura hacia el fin, y no mentirá; aunque tardare, espéralo, porque sin duda vendrá, no tardará”





4 comentarios:

ARAUNAPEKA dijo...

Uffffff, Lydia, si te contara la cantidad de veces que parezco un perrito tratando de morderse la cola, dando vueltas una y otra vez. Gracias doy a Dios que me centra no en mis circunstancias y en mis problemas sino en Él, todo se despeja encuentro el camino. Tiene razón la palabra, Si que la tiene, Jesús es el camino, la verdad y la Vida. Ahí se resuelve todo. Y nosotros persiguiéndonos la cola. jajjajajajj
Un abrazo, Bendiciones MUy buen artículo.

Lydia dijo...

Hola amiga! escribí este artículo porque creo que a muchos cristianos se nos olvida a veces posicionarnos y dejamos que las circunstancias nos dominen y no veamos mas alla que lo que nos sucede, eso nos hace movernos en un circulo del que no podemos salir,y la confusion crece y crece,y acabamos poniendo la esperanza en un "cambio en las circunstancias" que nos rodean, cuando lo que debe cambiar es nuestro interior y después las circunstancias como consecuencia de lo primero.Por supueto la única manera de salir es a través de Jesucristo, ésta es nuestra esperanza, que por muy dura y desconcertante que sea la situación siempre una hay solución en El.Gracias por darte una vueltita por aquí, bendiciones.Un abrazo

El Peregrino dijo...

Si Lydia, es que a veces el "cristiano de a pie" confunde la fe con la pasividad, cuando es todo lo contrario: La fe debe hacernos mover con determinación hacia un lugar, hacia un estado, hacia esa "tierra prometida" que citas.

Como le pasó a Israel en el desierto, nos pasa a los cristianos en cuanto miramos al horizonte en vez de mirar a la cima de los montes. Las circunstancias de esta vida tienden a hacernos perder la fe, pero ¿No es justo entonces cuando hemos de mirar arriba y confiar en el único que puede mantener viva nuetra esperanza?

Bonita reflexión. Gracias por compartirla. Saluditos

Lydia dijo...

HOLA, amigo peregrino! así es, las circunstancias tan sólo deberían alterar nuestra relación con Dios para mejorarla, sin embargo, nos agarramos a intentar mejorar lo que nos rodea para obtener la paz, dejando por lo tanto a Dios al margen de ella, Dios quiere que tengamos paz pase lo que pase incluso en circustancias adversas.Nuetro interior es lo que debe romperse y no nuestros problemas.Un saludo!!