miércoles, 6 de mayo de 2009

El ministerio del Espíritu.


Santiago 2:12 " Así hablad, y así haced, como los que habéis de ser juzgados por la ley de la libertad. Porque juicio sin misericordia se hará con aquel que no hiciere misericordia; y la misericordia triunfa sobre el juicio".

Esta ley de la libertad es la ley real conforme a la Escritura:
Santiago 2:8 " amarás a tu prójimo como a ti mismo, bien hacéis pero si hacéis acepción de personas cometéis pecado y quedáis convicto de la ley como trasgresores porque cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se hace culpable de todos".

Por tanto atendamos a la perfecta ley , la ley del Espíritu, por la cual todo hemos de ser juzgados. En esta ley, escrita en nuestros corazones que renueva nuestra mente y nuestro espíritu y que quita el velo sobre la ley ceremonial y mosaica "ley moral" esta última expresada en ordenanzas y escritas en tablas de piedras. Atendamos al ministerio de la justificación, al ministerio del Espíritu, al ministerio de la misericordia, ya que tanto la ley ceremonial como la llamada ley moral han sido abolidas.

Gálatas 5:3 "otra vez testifico a todo hombre que se circunda que está obligado a guardar toda la ley". Poner a los cristianos bajo una parte de la ley, ya sea de ceremonias o de instrucciones morales, es someterlos bajo la ley y hacerles abandonar a Cristo.

Efesios 2:15 "aboliendo en su carne las enemistades de la ley expresadas en ordenanzas para crear en sí mismo de los dos un sólo y nuevo hombre".

Jesús nació bajo la ley, Mateo 5:17 "No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir". Más adelante en el capítulo 20 dice:

Mateo 5:20 " Porque os digo que si vuestra justicia no fuere mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos".

2 Corintios 3:7-9 "Y si el ministerio de muerte grabado con letras en piedras fue con gloria, tanto que los hijos de Israel no pudieron fijar la vista en el rostro de Moisés a causa de la gloria de su rostro, la cual había de perecer, ¿cómo no será más bien con gloria el ministerio del espíritu? Porque si el ministerio de condenación fue con gloria, mucho más abundará en gloria el ministerio de justificación".

Hebreos 8:6 "pero ahora tanto mejor ministerio es el suyo, cuanto es mediador de un mejor pacto establecido sobre mejores promesas, porque si aquel primero hubiera sido sin defecto no hubiera procurado lugar para el segundo"

Hebreos 8:13 "al decir Nuevo Pacto ha dado por viejo al primero ; y lo que se ha dado por viejo y se envejece, está próximo a desaparecer"

Gálatas 4:4 "Dios envió a su hijo nacido de mujer y nacido bajo la ley para que redimiese a los que estaban bajo la ley a fin de que recibiésemos la adopción de hijos y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo"

2 Corintios 4 :7 "pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros."
Por tanto ya no podemos contar con nuestros recursos humanos sino con la promesa del Espiritu, de lo contrario nuestra justicia no sería mayor que la de los fariseos.




5 comentarios:

Luis F. dijo...

No dejan de llamarme la atención los cristianos que dicen que deben guardar la ley tal como se hacía en el Antiguo Testamento. No me malentiendas, yo reconozco que los principios morales de la ley permanecen, pero el gobierno de la Iglesia no es un gobierno teocrático, y la iglesia, según enseña el apóstol Pablo, es una entidad distinta de Israel.

Es tan clara la escritura. La ley no fue dada para obedecrse en su totalidad y llegar hasta Dios por mérito propio, sino para demostrar que ninguno puede seguirla al pie de la letra pues "no hay justo ni aún uno" y que si se rompe en un punto se ha transgredido en su totalidad.

¡Libertad! Es lo que Jesús vino a dar. Él sí la cumplió y estableció una nueva, su nuevo pacto... y su obediencia, como bien apuntas hermana, no depende del esfuerzo humano totalmente sino del trabajo sobrenatural del Espíritu de Dios.

Por lo tanto, aquellos que viven con la pesada carga de la ley, ojalá entiendan una cosa:

No la pueden cargar. No la pueden cumplir.Por eso el maestro lanza una dulce invitación:

"Venid a mí, todos los que estaís trabajados y cargados y yo os haré descansar. Llevad mi yugo y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón."

Porque (en ese contexto) habían quienes querían cumplir la ley y hasta añadían reglas. Y en medio de esta fastidiosa e irrealizable tarea aparece Cristo ofreciendo su libertad y su descanso en su nueva ley... una nueva carga que no es difícil de llevar, una ley que no es dura, pues su supremo juez es "manso y humilde de corazón".

Espero que mi comentario aporte algo de provecho para el que lo lea.

Muy buen blog amiga, me da gusto leerte.

Lydia dijo...

Hola Luis F. Gracias por tu comentario es de edficación. Estoy deacuerdo en todo lo que has dicho. Sin el Espíritu no puede haber conocimiento de Dios, sólo cargas, miedo a ser castigado y sentimientos de culpa. El hombre con sus recusos es impotentente ante Dios, no puede participar de la grandeza de su Creador, si no es nacido de nuevo, oirá hablar de Dios, intentará mejorar como persona, disimulará el mal que lleva dentro, la podedumbre que arrastra y que siempre arrastró, pero su "YO" se interpondrá entre él y Dios. Será como pintar el exterior de una casa que se encuentra en ruinas,puede parecer que esta en mejor estado, pero la realidad es que pronto caerá, al igual que las demás. Jesús vino a cumplir la ley, (El sí podía), y dio lugar al Nuevo Pacto, por el cual la dependencia con Dios se hace absoluta ya que todo los frutos que demos es producto de la obra que El hace en nosotros. Se podría resumir como "muerte al YO y vida en Cristo", Un abrazo, tu blog es de bendición como te dije, mucho ánimo con él!!

macelot dijo...

Que tal hermana Lydia, sabes en las ultimas tres decadas mas o menos se ha desatado un movimiento a nivel mundial sobre la restauración de los nombres Kadosh (santos) de Dios y de su Cristo (Mesías)este movimiento ha sido precursor del mesiánico que trae como dogmas centrales el cumplimiento de la Torah (Ley) y de la celebración de las fiestas que celebran los Judíos, niegan el nombre de Jesus como tal atribuyendole un significado blasfemo y aseguran categoricamente que el Jesus que nosotros adoramos es falso por lo tanto estamos perdidos, ellos manejan el nombre de Yahushua o de Yahshua nombres hebreos de Jesús, que son válidos pero que simple y sencillamente nosotros no estamos acostumbrados a usarlos porque no somos hebreos, en fin he visto con tristeza como hermanos muy amados han caido en las garras de este movimiento olvidándose de la maravillosa gracia de Nuestro Señor Jesucristo. Disculpa lo largo de mi comentario .

EL Señor te Bendice Hermana.

Luis F. dijo...

Si alguien se tiene que disculpar por los comentarios largos soy yo (jaja).

Algo había escuchado de lo que escribes Macelot, pero gracias por explicar más de lo que sabía.

Concuerdo contigo y creo que exaltando a Dios, es decir, disfrutándolo y mostrándolo tal cual es, hará ver a la maravillosa gracia como algo altamente codiciable para el que trata de vvir por las viejas normas de la ley.

Pues la gracia de Dios, es todo lo que una persona esclavizada a un sinnúmero de reglas anhela. Quizás no lo digan, quizás no lo acepten... pero es lo que su corazón anhela.

Y el descanso de su alma solo lo trae la libertad en Cristo y su Nuevo Pacto -como excelentemente apunta mi hermana Lydia - posible de vivir gracias al Espíritu de Dios que ahora habita permanentemente en sus hijos - cosa que era impensable en el Antiguo Testamento -

Muerte al yo y vida en Cristo. Muerte a la vieja ley y vida en el Espíritu.

Dios les bendiga.

Lydia dijo...

Hola Macelot y Luis F. me alegra mucho tener el mismo sentir que vosotros.Me gustaría añadir un pasaje de Gálatas que está relacionado con lo que comentamos, y no deja lugar a dudas: Gálatas 5:4-5 "De Cristo os desligasteis, los que por la ley os justificáis; de la gracia habéis caído. Pues nosotros por el Espíritu aguardamos por fe la esperanza de la justicia;porque en Cristo Jesús ni la circuncisión vale algo, ni la incircuncisión, sino la fe que obra por el amor".

Que Dios os guarde hermanos !