lunes, 13 de julio de 2009

BAJO LAS LEYES DE OTRA CIUDAD, LA CIUDAD CELESTIAL.

1 Pedro 2:11 "Amados, yo os ruego como a extranjeros y peregrinos, que os abstengáis de los deseos carnales que batallan contra el alma".

Sabemos que los siervos de Dios vivimos en un país extranjero; y que nuestra ciudad celestial está muy lejos de esta ciudad (el mundo). Si conocemos nuestra ciudad o nuestra procedencia, ¿por qué procuramos hacer tesoros en la tierra?, ¿por qué acumular edificios y habitaciones que son superfluas? El que prepara estas cosas para el mundo no tiene intención de regresar a su propia ciudad celestial. ¿no veis que que estas cosas son extrañas y están bajo el poder de otro? Porque el señor de esta ciudad o el príncipe de este mundo dirá: "no quiero que residas aquí,en el mundo, ¡vete! porque no te conformas a mis leyes". Tú, pues, que tienes campos, moradas y muchas otras posesiones cuando seas echado de tierra extranjera, ¿ qué harás con todo lo que has atesorado para ti? porque el príncipe de este mundo te dice : "o bien te conformas a mis leyes o abandonas mi ciudad". ¿ qué harás, pues, tu que estás bajo la ley perfecta de tu propia ciudad? ¿Por amor a tus campos y el resto de tus posesiones repudiarás tu ley y andarás conforme a las leyes del mundo? Vigila no repudiar tu ley; porque si quieres regresar a la ciudad de la que procedes, con toda seguridad no serás recibido porque has repudiado su propia ley y se te excluirá de ella. Vigila, como residente en una tierra extraña, y no prepares más para ti que lo estrictamente necesario y suficiente.

Mateo 6:25-33 "Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas? ¿Y quién de vosotros podrá, por mucho que se afane, añadir a su estatura un codo? Y por el vestido, ¿por qué os afanáis? Considerad los lirios del campo, cómo crecen: no trabajan ni hilan; pero os digo, que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió así como uno de ellos. Y si la hierba del campo que hoy es, y mañana se echa en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe? No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas".


6 comentarios:

raul dijo...

Saludo con afecto a mi hermana la peregrina Lydia, y a los que juntamente con ella compartimos la misma esperanza.Bendiciones

Lydia dijo...

Gracias raul! un saludo desde España para ti también, es un placer compartir estos mensajes con vosotros, estoy al tanto de tu blog y actualizaciones, me aporta mucha enseñanza, Bendiciones!

Francisco Javier dijo...

Estimada Lydia:

En mi blog tengo un obsequio para usted, me lo hicieron llegar, y lo quiero compartir contigo; espero que te guste.

Bendiciones y abrazos.

http://vitaego.blogspot.com/2009/07/el-regalo.html

Lydia dijo...

Muchas gracias F.javier!!! ahora voy a recoger el regalo. Que Dios te Bendiga:)

Kenson dijo...

Hola Lydia me alegra saber de ti y cierto Dios tiene el control de todas las cosas.
Espero estes bien y que Dios siga tocando tu vida..
Espero hablar pronto contigo, hay muchas cosas por conversar jeje.
Bendiciones amiga

Lydia dijo...

Gracias Kenson!! estoy bien gracias a Dios como ves he estado unos días muy ocupada, pero ya estoy de vuelta. Gracias a Dios todo salió bien. Bendiciones Kenson!:)