miércoles, 12 de mayo de 2010

¿CARNAL O ESPIRITUAL?


1 Corintios 3:1
"De manera que yo, hermanos, no pude hablaros como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en Cristo".

Aquel cristiano que anda en el Espíritu y ha crucificado la carne es espiritual, y aquel que anda en la carne y vive para complacerla, es carnal.

Gálatas 5:24 "Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos".
Romanos 13:14 "...sino vestíos del Señor Jesucristo, y no proveáis para los deseos de la carne".

Es posible que el creyente carnal tenga mucha religión y mucho temor de Dios pero en el poder humano.
Sin embargo el espiritual tiene como guía el Espíritu Santo que mora en él y no confía en su propio poder, lo cuál le hace totalmente dependiente de su Creador.

Es de gran importancia reconocer ante Dios si el creyente es carnal o espiritual, si se rige bajo el poder de su propia fuerza humana o bajo el poder que Dios mismo le otorga.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Tiene muchas implicancias este tema y lo agradezco.
Un par de elementos que consideraría en esta ocasión serían que:
1. Es algo de lo que debemos cuidarnos contínuamente..."el que esté firme cuide de no caer"
2. Es un impulso para desarrollar el discipulado y poner a disposición del Espíritu nuestros dones.
Bendiciones desde Chile

JC Valdéz dijo...

El uso inadecuado de 1 Corinstios 3:
En primer lugar: Esta doctrina del "cristano carnal" depende de una interpretación y aplicación errónea de 1 Corintios 3:1-4 "De manera que yo, hermanos, no pude hablaros como a espirituales, sino como a carnales, como niños en Cristo... ¿No sois carnales?" Para comprender el verdadero significado de estas palabras, debemos recordadr que 1 Corintios no es una Epístola doctrinal primariamente. Como toda la Escritura, contiene enseñanzas doctrinales, pero no fue escrita -como la Epístola a los Romanos- para sentar bases doctrinales. La preocupación de Pablo para escribir esta epístola fue lidiar con los problemas prácticos de una iglesia jove. En el tercer capítulo y con anterioridad a él, Pablo está lidiando con los peligros de división que surgieron de la estima equivocada de aquellos de quienes ellos escucharon el Evangelio. Estaban poniendo sus ojos en segundas causas y olvidando a Dios, a quien le pertenece toda la gloria. En lugar de decir: "somos discípulos de Cristo" y reconocer su unidad en Él, estaban formando partidos y diciendo: "somos de Pablo porque él fundo la iglesia en nuestraciudad"; o "Apolos es más elocuente que Pablo y nos edifica más", o "somos de Pedro". De esta manera se formaron partidos opuestos. (continúa)

JC Valdéz dijo...

Es importante notar que todo el contexto trata principalmente de este problema de la división. Sin embargo, el mismo tiene una raiz común a todos los otros problemas en 1 Corintios -el defraudarse los unos a los otros, el desorden en la cena del Señor, etc.-Todos los problemas eran resultado de la carnalidad, la consecuencia de ese principio remanente de pecado en todos los creyentes, que Pablo describe en Romanos 7:21-23: "Así que, queriendo yo hacer el bien, hallo esta ley: que el mal está en mí. Porque según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios; pero veo otra ley en mis miembros, que se revela contra la ley de mi mente, y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros."
Al tratar de comprender lo que Pablo piensa de aquellos a quienes se dirige en 1 Corintios 3, debemos tener en mente el destino que les da en el capítulo 1. El dice que son "santificados en Cristo Jesús", que son recipientes de la "gracia de Dios", enriquecidos por Cristo "en toda palabra y en toda ciencia" (1:2-5). Los reprende en el capítulo 3, no porque no alcanzaron los privilegios de algunos cristianos, sino por actuar, a pesar de sus privilegios, como niños y como inconversos en un área de sus vidas.
Es muy diferente decir que el Apóstol reconoce aquí que existe un grupo específico de cristianos que se pueden llamar "carnales". Cuando Pablo habla de clases, sólo conoce dos, como se ve claramente en el capítulo 2 de esta misma epístola, donde divide los hombres en "naturales" y "espirituales" diciendo: "pero el hombre natural no percible las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente. En cambio el espiritual juzga todas las cosas; pero él no es juzgado de nadie"(1 Corinitos 2:14,15). (continúa)

JC Valdéz dijo...

Bajo el término natural, el Apóstol incluye todas aquellas personas que no participan del Espíritu de Dios. Si el Espíritu de Dios no les ha dado una nueva y más alta naturaleza, permanecen siendo lo que eran por nacimiento natural, es decir, hombres naturales.
El espiritual puede que sea niño en la gracia y niño en el conocimiento. Su fe puede ser frágil. Su amor puede estar en capullo y sus sentidos espirituales pueden estar poco ejercitados, sus faltas pueden ser muchas; pero si "la raíz del asunto" están en ellos y si han pasado de muerte a vida -si han pasado de la región de la naturaleza a aquella que está más allá de la naturaleza- Pablo los coloca en otra clase. Todos los cristianos verdaderos son hombres espirituales, aunque en algunos aspectos de su comportamiento no parezcan serlo temporalmente.
Ciertamente estos cristianos de Corinto no eran perfectamente santos, como sucede con todos los cristianos a un grado mayor o menor, pero Pablo no está diciendo que se caracterizan por la carnalidad en todas las áreas de sus vidas. No está exponiendo una doctrina general de carnalidad, sino que reprueba un florecimiento específico de la carnalidad a un aspecto específico. Cuando Pablo dice una verdad fundamental con respecto a la posición de todos los cristianos, lo dice con palabras como: "Si alguno está en Cristo nueva criatura es" y para todos los que están "en Cristo" también es cierto que "las cosas viejas pasaron; he aquí, todas son hechas nuevas" (2 Corintios 5:17). No hay lugar para dos clases de cristianos en la epístola de Pablo a la iglesia de Corinto, y ciertamente no lo hay en ninguna parte de la enseñanza de la Escritura. Interpretar 1 Corintios 3:1-4 de esa forma y dividir a los hombres en tres clases (natural, carnal y espiritual), es violar un regla cardinal de la interpretación de la Escritura, es decir, que cada pasaje debe interpretarse a la luz de la Escritura completa. Uno de los padres de la iglesía decía con mucha sabiduría:"Si solo tienes una porción de la Escritura en que basar una enseñanza o doctrina importante, lo más seguro es que te encontrarás con que no existe al examinarla con detenimiento".(Tomado del estudio ¿Que debemos pensar del Cristiano Carnal? de Ernest C. Reisinger)

Lydia dijo...

Muchas gracias por vuestros comentarios, solo añadir, que en un proceso en el que maduramos como cristianos hay una parte carnal latente en nosotros, medida que maduramos espiritualmente esa vieja naturaleza va muriendo, y vamos madurando como cristianos, el objetivo de post es plantearse en que posición estamos, y la importancia de ser guiados por el Espíritu Santo. Un saludo:)