jueves, 2 de abril de 2009

Dos opciones : Roca o Efecto dominó


Fe firme sobre la Roca, Espíritu de sabiduría y revelación que guía a toda verdad, Paz reposo y Esperanza, firmeza en Dios, muriendo y cogiendo la Cruz, cada día, con su Vida en nosotros como regalo de Gracia, revestidos de Cristo y presentados como justificados por la Fe en su Sangre en todo momento,en toda prueba, Fe y amor que procede de lo alto y que va en aumento a medida que somos renovados de gloria en gloria, una elección continua, una victoria inminente, cada vez más fortalecidos, experimentando una sensación de respirar por primera vez y de sentir qué es estar VIVO, qué es ser libre, aborreciendo de corazón el pecado, una perfecta comunión con Dios,un viaje sin retorno hacia el camino de la santidad, una victoria en Cristo ante las batallas también constantes, experimentado que no hay nada que Dios no pueda hacer, dar las gracias por todo lo que Dios está obrando en nosotros, porque se comprueba que es real, que es autentico, que hay una fuerza sobrenatural que nos ha vaciado de nosotros para llenarnos de su Espíritu, resucitado, nacido,VIVO. Árbol que florece y da frutos no fingidos, obras en el Espíritu, plenitud de amor santo, felicidad eterna,¿Quién puede destruir tal obra divina?,¿ no es Dios poderoso para evitar que leones rugientes despedacen a los suyos?Si la base donde se cimienta nuestra fe es firme, no podrá caer en las tribulaciones, sino que se reforzará aun más, sirviendo de aprendizaje y de motivo para glorificar aun más a Dios.



Sin embargo,el efecto domino sucede por no estar firmes en la roca sino en la confianza en uno mismo y en el hombre, glorificando a Dios de palabra, y al hombre de corazón, buscando los placeres sensoriales y las lisonjas carnales, viviendo e ilusionandonos por un futuro terrenal que no es cierto, en un afán de mejorar y edificar una felicidad condenada a la evanescencia, y sugeta a las circunstacias, fe cimentada sobre palillos, cuando venga una ráfaga de viento todo será destruido y se desplomará lo debilmente construido con nuestras fuerzas, en una tribulación, en una prueba, todo será derribado, las fichas caerán produciendo el "efecto dominó", la fe queda reducida cenizas,ya que no provenía de lo alto sino de una mera sugestión, no hay firmeza ni solidez, y la esperanza está fundamentada en triunfar en el mundo y no en el Espíritu . No es suficiente hablar de Dios, tenerle en cuenta e "intentar" vivir una vida correcta, el cristiano no es el que mejor sabe disimular la podedumbre de su alma, sino el que está cimentado en la Roca. Si un pequeño viento puede hundirnos, si no esta la Vida de Cristo en nosotros,todo se desplomará para dar paso a la realidad amarga de la derrota, el cristianismo no es fantasía sino realidad y victoria, pero la pregunta es ¿en donde esta puesta la esperanza? hay sólo dos opciones;1) dependencia divina absoluta ,o 2)derrota tras derrota, ¡TODO O NADA!!
AMEN

6 comentarios:

ARAUNAPEKA dijo...

Obviamente todos quisieramos y debieramos estar firmes en la roca que es Cristo, ese debiera ser nuestro propósito y meta. Más es en las tormentas cuando nos podemos dar cuenta en dónde ha sido puesto nuestro cimiento. Lamentablemente es ahí cuando muchos se dan o nos damos cuenta que hemos sido poco cautos y nos desplomamos como un dominó en cadena. Dios nos ayude a que nuestros pies esten siempre en la roca y nuestra fe sea firme ante los vientos huracanados y que no caigamos ante ninguna circunstancia. Hermoso tema Lydia, Dios te bendiga hermana

Lydia dijo...

Gracias Araunapeka, Dios te bendiga atí también, por desgracia es así, pensamos que estamos bien con Dios, que todo está mejorando, que estams en comunión con El, hasta que viene una prueba o tribulación y todo se desmorona y se apaga,nuestra fe tambalea. Ahi es donde nos damos cuenta que algo falla que no estamos firmess,que somo sensibles y susceptibles a ser zarandeados por cualquier adversidad, cuando precisamente Dios no lo consentiría si realmente descansáramos en El y lo pusiéramos a El como escudo,y no confiaramos en nosotros. Pero por otro lado, que buenas son las tribulaciones y las pruebas aunque nos hagan caer es de la única manera que nos hacen saber que algo falla y comprobar que Dios las acaba usando como enseñanza y edificación de otra manera en mi caso, no aprendería seguría en el mismo error sin saber que es lo que en realidad sucede.Por eso hasta en las tribulaciones doy gracias porque se que Dios me enseña algo mu importante y necesario y aunque me cueste decirlo creo que son necesarias. Aunque nunca hay que olvidar que su misericordia supera todo, y no nos pondrá más carga de la que podamos soportar. UN abrazo muy grande!!

yhnn dijo...

Pacientemente esperé en el Señor y el me oyó; El puso mis pies en la Roca y enderezó mis pasos.
Puso luego un cántico nuevo en mi boca,alabanza a nuestro Dios.Sl.40.1.

.Dice el salmista:"pacientemente esperé",y la paciencia no es precisamente una virtud fácil de desarrollar,porque siempre creemos que tenemos o debemos hacer algo "por y para"El Señor,que no "en" El Señor;entonces cuando el Señor manda una tormenta nos pone los pies sobre la roca y endereza nuestros pasos.

Luego hemos entendido que todo lo que Dios hace es perpétuo;que no se añadirá,ni de ello se disminuirá.Porque aquello que fue,ya es;y lo que ha de ser,fue ya;y Dios restaura lo que pasó.Ecl.3.15.

En cuanto al efecto dominó,es la casa que se edificó sobre la arena...o la semilla que cayó junto al camino...que se siembra para la carne.....
Exáminame oh Dios y conoce mi corazón.
Si Lydia,acertáste,sana doctrina porque sana,y valaga la redundancia.Me gozo en tus reflexiones.El Señor te guarde como a la niña de sus ojos.Un besazo.

Lydia dijo...

hOLAA YOHANNA, Pacientemente esperé en el Señor y el me oyó; El puso mis pies en la Roca y enderezó mis pasos.
Puso luego un cántico nuevo en mi boca,alabanza a nuestro Dios.Sl.40.1. , otro salmo que me tengo que apuntar para que no se me olvide, y leerlo nada más despertar, ahora más que nunca hay que estar bien cimentados sobre la roca, los vientos y tempestades son cada vez más fuertes para los que no hemos escogido el camino fácil,aun así nos fortalecemos en ellas y es la única manera de aprender y de ver a necesidad de estar firmes en DIos, UN ABRAZOOO

yhnn dijo...

Si,Lydia,son tiempos difíciles pero tu escribías hace unos días el salmo 90.Pues podemos vivir confiados que el que habita al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra del Omnipotente.
Diré yo a Jehová:Esperanza mía y castillo mío;mi Dios en quien confiare.
Y El nos cubre con sus plumas y nos esconde en su tabernáculo para librarnos.
(Pero hay un precio que pagar)
Que maravilllllaaaa!!!!un besoooo.
Merece la pena,si.countint

Paula Andrea dijo...

La roca que es cristo.. pegados, y amarrados a su manto... es dificil conservarse en santidad pero si hay comunión con Cristo diaria es más facil hacer lo de jose cuando huyo de la esposa de Potifar.. salir corriendo apartandose del pecado y confiando en que Dios nos levantara en victoria...
Que Dios nos ayude a ser agradable a su presecencia y que jamás nos deje ir de su mano... aún cuando sintamos debilidad y esos impulsos del corazón imprudente...
Que dios te bendiga y te de sabiduría para continuar escribiendo en este blog, como a mi y a todos los que nos encaminamos en esta aventura de servir a dios a través de la red.